Luis Fernández de Villavicencio nace en octubre de 1985. Comienza a escribir desde muy joven, a raíz de ganar un concurso en su escuela a los doce años con motivo de Sant Jordi. Al año siguiente vuelve a ganar y con ello se hace consciente de su talento y de sus posibilidades como escritor. Esa autoestima se refuerza durante el bachillerato en el que una de sus profesoras le anima a seguir escribiendo dada la calidad de sus redacciones.

          A los veintiún años, tras un período infructuoso en la Universidad, decide abandonarla para estudiar su propia carrera en la universidad de la vida, y por ello viaja, explora y descubre mundos nuevos que a su vez le permiten un mayor conocimiento de sí mismo.

            Fruto de un período de esa época es la novela “Grietas”, relato autobiográfico en el que explica muchas de sus experiencias y se desnuda ante el lector. Posteriormente sería autoeditada con una tirada de doscientos ejemplares por Editorial Slovento, de los cuales logró vender tres cuartas partes.

            A partir de entonces escribe sin parar, compaginando la poesía, el relato y el ensayo con la redacción de letras y la composición de canciones.

            Mucho de lo que escribe lo comparte con amigos y el resto lo guarda para sí, consciente de que todo aquello no son más que esbozos, ensayos de lo que vendrá.

            A los veintitrés años conoce a su mujer, un ser lleno de amor que le aporta el equilibrio, la estabilidad y la confianza necesarias para comenzar a escribir obras de mayor calibre y profundidad.

 

 

Obras destacadas

 

Ese período comienza con La Naturaleza habla, obra que mezcla prosa y poesía y en la que la Naturaleza se dirige a través de todos sus elementos, desde el cielo, el árbol, el río o el caracol hasta el relámpago, la nube, el zorro o el viento, al ser humano para brindarle una sabiduría demasiado tiempo olvidada y marginada, y que necesita por ello recuperar para lograr la supervivencia no sólo a un nivel físico sino también espiritual.

            Continúa con El alma masculina, obra que pretende identificar los condicionamientos y las limitacioens del hombre para, una vez hecho ese trabajo, dibujar los rasgos básicos del nuevo hombre, un ser en el que todas las esferas de sí mismo, desde la sexualidad, la razón o la creatividad, propias de lo masculino, hasta la sensibilidad, el amor o la intuición, más vinculadas a lo femenino, se hallan igualmente desarrolladas y en equilibrio dentro de sí, permitiéndole en consecuencia una existencia plena a todos los niveles.

            La siguiente obra es Vislumbres de un nuevo mundo. En ella se expone el funcionamiento actual del sistema económico, político, cultural, religioso, educativo y sanitario, todos ellos partes de un macro sistema que mantiene al ser humano encarcelado, sumiso, alejado de su esencia y de su destino que es amar y ser amado. Como complemento, se expone igualmente cómo podría ser el mundo en todos sus ámbitos si cada uno de nosotros se hiciera consciente de su poder para transformar la realidad.

            En El alma femenina se cierra el círculo iniciado por El alma masculina, exponiendo el potencial intrínseco de la mujer, basado sobre todo en su inmensa capacidad de amar, así como todos los condicionamientos históricos y actuales que lo han mantenido adormecido.

            Ambas obras forman parte de una sola que engloba un análisis completo de la naturaleza humana y dentro de la cual se examinan los arquetipos psicológicos de cada sexo, sus formas de relacionarse, el funcionamiemiento de los chakras en uno y otro sexo, la forma en que las relaciones personales entre sexos influyen decisivamente en la relación a nivel global de las energías femenina y masculina y cómo su desequilibrio está en la raíz de toda miseria.

            Los abuelos sabios es un homenaje a la gente mayor y a su inmensa sabiduría, constantemente ignorada y marginada en un sistema en el que sólo se valora la novedad y la impresión intensa y momentánea, olvidando que el verdadero conocimiento sólo puede hallarse en el sosiego, la paz y la experiencia, cualidades de nuestra gente mayor que tendemos a olvidar en nombre del progreso, la productividad, la superficialidad y la vanidad.

            La última obra a día de hoy, Contra la democracia, es un grito de pasión, de rebeldía y de provocación ante un sistema absurdo que tanta miseria ha creado en el mundo, que tanta destrucción ha sembrado y que tanto y tantas veces nos ha engañando. La democracia se ha erigido como el único sistema de convivencia posible, ignorando las múltiples posibilidades de relación colectiva basadas en el poder de cada individuo, en su sagrada soberanía y no en la cesación de la propia responsabilidad en un organismo superior llamado Estado que, lejos de proteger al débil, lo ha creado y perpetuado a través de la historia, y lo seguirá haciendo a menos que despertemos.

 

 

Curriculum

 

Adentrándome en la nada (2003) poesía

Grietas (2004) novela

Paredes de loco (2004) relatos

La flor perdida y otros cuentos (2005) relatos

Reflejos (2005)  prosa poética

Relámpago (2006) prosa poética

Buscant la clau (2007) poesía

Misticismo y rebeldía (2008) ensayo

 

Filosofía cósmica (2008) ensayo

 

La Naturaleza habla (2009) ensayo-poesía

El alma masculina (2010) ensayo-relatos

Vislumbres de un nuevo mundo (2011) ensayo

La defensa del paraíso (2011) novela

El alma femenina (2011) ensayo-relatos

Los abuelos sabios (2012) ensayo-poesía

Contra la democracia (2012) ensayo